LOS CAMINOS DE LA IMAGINACIÓN

l

Comentaris

Data de publicació

2 juliol 2024

Categoria

Entrevista de Vanessa Simonka.

“La infancia es una casa misteriosa: la abandonamos conforme crecemos, o cuando ya no tenemos más que ofrecerle, ella misma nos echa. El mundo al revés es un viaje hacia el niño que fuimos”.

Silvia Rins

La escritora la evoca e invoca en treinta poemas en prosa donde la magia del juego y la imaginación impregnan la realidad cotidiana.

La pintora Charo Mur recrea con sus ilustraciones este universo onírico y simbólico poblado por brujas, hadas, ogros, duendes, fantasmas y amigos invisibles. También objetos con vida propia y fábulas modernas de animales donde se ponen de manifiesto las incertezas, la rebeldía y las contradicciones de hacerse mayor.

Silvia Rins es poeta, escritora y filóloga. Es una mujer transparente. Tiene una mirada sincera y limpia. Una voz dulce que se emociona cuando habla de su nuevo libro.

El pasado 3 de junio presentó “El mundo al revés” en el Ateneu barcelonés.

Guillem Vallejo habló de Silvia y de su libro con mucha verdad, ternura y calidez.

Hubo momentos de emoción y de grandes descubrimientos, y tuve el privilegio de acompañarles recitando uno de sus poemas, “La niña mala”, a dos voces.

Creo en el poder de la literatura, de los cuentos, de la imaginación. Le pregunto a Silvia qué piensa ella.

Estoy convencida de la fuerza de la imaginación, esa capacidad creativa de la mente humana que revela lo que subyace bajo la apariencia de las cosas. Los cuentos son ejemplos ancestrales y maravillosos de cómo podemos narrar historias o expresar sentimientos a través de mitos, símbolos o metáforas.

La literatura nos hace soñar. Contribuye a desarrollar nuestra sensibilidad, empatía, talentos y juicio crítico. Es beneficiosa para la concentración y la salud mental. Y no olvidemos, para hacernos mejores personas.

¿A quién va dirigido El mundo al revés?

El mundo al revés es un libro ilustrado que explora el mundo de la infancia. Va dirigido, en primer lugar, a los adultos. Les invita a viajar en el tiempo, hasta ese lugar donde reinaban el juego y la magia, y que olvidaron al crecer. Por otro lado, niños y adolescentes disfrutarán igualmente de sus historias y dibujos. Para ellos, su valor será más lúdico, o incluso didáctico, pues hallarán descritas situaciones y emociones con las que se sentirán identificados en el presente. Puesto que los relatos permiten varios niveles de interpretación, un uso ideal es la lectura conjunta entre padres e hijos, nietos y abuelos, hermanos de diferentes edades, etc.

¿Cómo surgió la idea del libro?

Los cuentos poéticos y poemas en prosa que componen el libro surgieron, en su mayor parte, de manera muy espontánea y fluida. Al principio, no sentía un propósito especial para hilvanarlos en un contexto. Incluso llegaron a sorprenderme, ya que me daba la impresión de que los escribía una voz que me era ajena. No me considero una persona nostálgica. Pero había perdido en los últimos años a dos personas muy importantes en mi vida, mi abuela y mi madre. Creo que, inconscientemente, mi estado de ánimo propició que mi mirada se volviera atrás y hacia dentro, retrotrayéndose hasta la infancia. La inspiración autobiográfica, no obstante, fue solo el punto de partida. Los textos iban más allá, evocando e invocando pequeñas alegorías, con las que cualquier lector se puede identificar: “El ogro de papá”, “La bruja buena”, “El amigo invisible”…

Más tarde descubrí que esa nueva voz tenía más que ver conmigo de lo que pensaba. Era la niña que habitaba en mí y quería tomar las riendas. Así que la dejé hacer. Y el libro se fue construyendo prácticamente solo.

Háblanos de la colaboración hermosa con Charo Mur.

Conocí a la pintora Charo Mur casualmente en el periodo en que me hallaba escribiendo los textos. Ambas participábamos en eventos ligados al filopostismo en Barcelona. A las dos se nos incluyó en el ensayo de Jaime de Parra Poéticas del caos, y fue a principios de 2018, en la exposición de un amigo común, el artista Antonio Beneyto, cuando hablamos por primera vez. Hubo un interés mutuo por nuestras respectivas obras, donde primaba lo onírico y lo simbólico, y una gran conexión, que favoreció que le enviara por mail uno de mis cuentos. Todavía me acuerdo. Era “La niña mala”. Al cabo de tres días, ella me respondió el mensaje con una bella ilustración adjunta que éste le había inspirado. Le mandé otro relato, “Las alas”, y ella me devolvió un nuevo dibujo. Y así sucesivamente. Pocos meses después nos dimos cuenta de que el diálogo entre nuestras creaciones conformaban una obra indisoluble. En noviembre de 2018, inauguramos con el proyecto de El mundo al revés el ciclo de residencias de la Casa de l’Artista en Terres de Cruïlla de la Sènia, lo que nos permitió pasar unos días juntas y coordinar los últimos detalles del libro. Charo Mur alternó diversas técnicas en la elaboración de las ilustraciones – el dibujo a lápiz, a tinta, las acuarelas-, así como papel de varios tipos y tamaños. Esta heterogeneidad contribuye a la percepción del libro como un ser orgánico, singular y artesanal. Y creo que dota la edición de un gran encanto.

¿Qué referentes e influencias que hay en tu libro?

Durante el proceso de creación no fui consciente de referentes concretos, no partía de ningún modelo previo ni estaba leyendo paralelamente otros libros. Lo recuerdo como un periodo muy reflexivo. Soy autora de una tesis doctoral sobre el poema en prosa, y es un género que cultivo con frecuencia. Por lo tanto, no es de extrañar que, desde el punto de vista del estilo, los textos se sitúen en el amplio abanico de posibilidades de las formas breves.

Me parece latente la influencia de los cuentos de hadas, que tanto me gustaban de pequeña, en especial los de los hermanos Grimm. Hay relatos como “la palabra no inventada” o “el niño y la rana”, donde les rindo homenaje explícito. Aunque le doy la vuelta a algunos de sus presupuestos, porque vivimos en una época de valores muy diferentes, y no en balde, en este mundo al revés todo se tergiversa y funciona con una lógica diferente a la habitual. Pese a que se trata de un libro luminoso, posee también cierto lado oscuro o tenebroso, como la mejor literatura fantástica. Mi experiencia personal me dice que la infancia no es un lugar tan idílico e inocente y que conforme crecemos el mundo real se va apoderando de la magia de nuestros sueños. Quería que dicha tensión estuviera sutilmente presente. Es posible que Michael Ende o Roald Dahl, cuyas historias devoraba, también subyazcan bajo esta visión.

¿Cómo podríamos motivar a los niños y jóvenes de hoy para que lean (más)?

En mi opinión, para motivar a la nuevas generaciones, nada mejor que contagiarles el placer de la lectura y fomentar en ellos el hábito lector. Descubrirles buenos libros desde edades tempranas, y, sobre todo, compartirlos con ellos. La cercanía física es muy importante. El cariño no se ve, pero se percibe. Leer de manera atenta y concentrada un poema a su lado, reírse o emocionarse juntos con una buena historia, debatir sobre el final de un cuento… Soy asimismo una gran defensora de la lectura en voz alta. La lectura como actividad íntima y solitaria es maravillosa, pero la oportunidad de compartirla en familia, entre compañeros de clase o amigos puede ser una experiencia muy enriquecedora. El libro tiene una página en blanco al final, que invita al lector a personalizar su libro, colocando un dibujo de su infancia. En el fondo, la idea es, como dice precisamente un relato de El Mundo al revés, “El reloj perezoso”, aprender a regalarnos tiempo. Quedarnos dentro del juego. La literatura también va de eso.

Os acerco uno de los cuentos.

LA PUERTA

Detrás de esta puerta se encuentra el bosque del mundo. Todas las montañas y los ríos. Todos los cielos. Todas las ciudades. Detrás de esta puerta hay un corazón y un antifaz. Una muñeca que sonríe. Y un sol que brilla en medio del universo. Es como entrar en una pantalla de ordenador, en la página de un libro reluciente, en la blancura de la nieve.

Cierra los ojos. Solo creen quienes quieren creer.

La puerta es invisible.

Silvia Rins y Charo Mur han querido crear un libro bello, único e irrepetible; y lo han conseguido.

Ets creador, artista, amant de les arts?

 

Vols que ens fem ressó d’algun contingut interessant?

Articles recents

0 Comments

Ves al contingut