LUZ Y POESÍA EN LA OBRA DE ELOY TIZÓN

l

Comentaris

Data de publicació

18 abril 2024

El autor presentó en la librería El Soterrani de Tarragona su nuevo libro de cuentos Plegaria para pirómanos (Páginas de Espuma)

Vanessa Simonka

Hay días en la vida donde eres feliz, donde te sientes llena de ilusión y alegría.
Días que llevas tiempo esperando.
Lo de Eloy con los cuentos es amor del bueno. De la dedicación absoluta a las historias, a las palabras, a las emociones.
El amor a sus personajes que trata con máximo cuidado y dignidad.
Nos dijo: ”La manera en que un autor trata a sus personajes dice mucho de él. Cómo ve la vida, las relaciones con sus semejantes. Un personaje de ficción tiene su dignidad por mucho que sean seres de tinta que no existen”.
Eloy tiene una voz única que son infinitas voces, infinitos universos; donde conviven todo tipo de seres, situaciones, atmósferas.
No hay límites. Bueno, sí, el límite es el asombro absoluto, los grandes descubrimientos, la belleza, aun en la tristeza y en la desolación.
Prepararse para leer “un buen libro” es un ritual que es como una plegaria. Tenerlo en nuestras manos no nos deja indiferentes.

Para Tizón el lector es muy importante: “Es la conciencia de que hay alguien al otro lado con el que dialogas en cierto modo, con un filtro intermediario que es la literatura. Hay que tratar al lector con un máximo respeto”.
¿Cómo se puede animar al lector a que intervenga en el relato?
“Cuando no lo explicamos todo. Cuando utilizamos la elipsis, los silencios, esa información no se pierde. Esas partes no dichas son invitaciones para que el lector entre ahí en sus huecos y lo lleve a su terreno.”
En su cuento “Confirmación del susurro”, Eloy escribe: “Me ha gustado escribirte, Marianne. Voy a corregir este texto línea por línea, todas las veces que haga falta, hasta obligarlo a que se parezca a mí. Ya me conoces: soy lento con las palabras.
Cuando empiezas a escribir un libro eres un niño; cuando acabas, un adulto”.
Estas palabras nos dejaron impresionados a todos los asistentes a la presentación.
El tiempo, la dedicación, la precisión de Eloy con sus historias.
Tardó diez años en publicar un nuevo libro de cuentos, pero en ese tiempo también publicó una reedición de Velocidad de los jardines en 2017 y Herido leve, un tesoro, un libro de ensayo de treinta años de memoria lectora del autor.

Eloy Tizón es un artesano del cuento. No tiene prisa ni urgencia por escribir ni publicar.
Dilata el tiempo y también le da mucha importancia a las correcciones.
Plegaria para pirómanos es un título que tiene mucha fuerza y belleza. También es sorprendente. Igual que muchos de los nombres propios que aparecen en el libro.
Su protagonista es Erizo. Tal vez, un alter ego del escritor, con sus múltiples vidas, oficios y personalidades.
Eloy se pregunta: “¿Somos los mismos todo el tiempo o somos personas distintas y sucesivas agrupadas bajo un mismo nombre?”.
Esa es una gran cuestión.

El amor a sus historias y personajes dice mucho de él como persona y escritor.
Su habilidad por acercarnos a la serenidad, la admiración, el asombro en muchas de sus frases, que bien podrían ser aforismos, están muy presentes en Plegaria para pirómanos.
“La literatura es una piedra o un grito”.
“Un niño es demasiado tiempo”.
“Escribir un libro es perseguir el fantasma de un libro”.
“La felicidad es un vestido de fiesta”.
“Necesitas un poema que te ilumine la boca”.
Cuánta luz y poesía hay en este libro y en la obra de Tizón.
De nuevo le doy las gracias por sus palabras, su sabiduría, su cercanía y su generosidad.
Gracias también a Jaume Palau que nos acompañó con su talento y sentido del humor.
Fue una tarde hermosa de celebración de la literatura, de la amistad, de la vida.

Ets creador, artista, amant de les arts?

 

Vols que ens fem ressó d’algun contingut interessant?

Articles recents

0 Comments

Skip to content